No hay mejor manera de reflexionar sobre el concepto de curación de contenidos que haciendo un ejercicio práctico de curación de contenidos, así que se me ocurrió introducir el término en el buscador de Google y me aparecieron 150.000 resultados. Como me resultaba casi imposible revisarlos todos acabé seleccionando unas imágenes y dos entradas que me parecía muy interesantes. 

   El primer comentario es breve: "la curación de contenidos es la labor realizada por alguien (el curador) que continuamente encuentra, agrupa, organiza, valora y comparte online el mejor y más relevante contenido de un tema concreto" (www.communityycurator.com). 



   La segunda entrada es más extensa. Alejandra Ariza analiza en su blog cómo la llegada de internet revolucionó por completo el panorama de la información: "estamos sometidos a tal sobrecarga de información, que con frecuencia nos cuesta diferenciar lo relevante de lo irrelevante y vivimos con la sensación de siempre estar perdiéndonos algo. Estamos infoxicados, intoxicados por tanta información". 

Ante esta situación, la autora se pregunta ¿cómo podemos procesar toda la información disponible?¿cómo sabemos cuál es el verdadero contenido de valor? ¿cómo diferenciamos lo importante del ruido?. La respuesta está en la curación de contenidos.

   Alejandra explica que el concepto de curación de contenidos o  content curation empezó a sonar con fuerza desde el año 2009 gracias a la definición dada por Rohit Bhargava: "un curador de contenidos o content curator, es alguien que continuamente encuentra, agrupa, organiza y comparte el contenido más relevante sobre un tema específco en Internet". La ciración de contenidos no es otra cosa que ese proceso por el que cribamos y seleccionamos, de entre el grandísimo flujo de información que inunda Internet, el contenido que verdaderamente aporta valor y marca la diferencia sobre un tema concreto. En palabras de Obert Scoble "el content curator es alguien que no crea más contenido, pero que da sentido a los contenidos que otros crean", se trata de diferenciar lo importante de lo que no lo es y de seleccionar sólo aquello que pueda ser vedaderamente útil y significativo para optimizar nuestro consumo de información.

   Una vez definido el concepto la autora explica los pasos que ella considera necesarios para hacer una buena curación de contenidos:
  1. Buscar y seleccionar las fuentes de información relevantes, aquellas que generan contenido de valor que pueda resultar útil e importante.
  2. Leer detenidamente los contenidos de las fuentes de información seleccionadas.
  3. Filtrar los contenidos más relevantes, de mejor calidad y que aporten la mejor información.
  4. Optimización y difusión de los mejores contenidos.
  5. Análisis del impacto que han tenido en la comunidad los contenidos que fueron seleccionados, si tuvieron una respuesta positiva o negativa, si ayudó a a su comunidad a resolver alguna duda o necesidad, etc.
   La autora concluye su artículo insistiendo en que la curación de contenidos nos ayuda a separar lo realmente valioso de lo que no lo es tanto, a mejorar y optimizar nuestro consumo de información y a brindar a nuestra comunidad mensajes cargados de valor y calidad. 


   Y esto es lo que yo voy aprendiendo a hacer utilizando las herramientas Feedly y Scoop.it. Todavía tengo que ir "curando" las fuentes de información que utilizo en el Feedly, pero es una herramienta que me gusta mucho porque me aporta grandes beneficios. El primer tópico en Scoop.it lo estoy dedicando a recoger recursos para la búsqueda activa de empleo.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Deixa aquí os teus comentarios